No puedo comenzar este escrito de otra forma que denunciando a determinados  periodistas (como así se denomina cualquiera que escribe un artículo y tiene difusión) aspirantes a contertulios (hablador incansable que lo máximo que tiene que  acreditar es generar polémica y decir la mayor burrada del día), papanatas de la profesión (sean policías, personal de seguridad privada, pseudodetectives o como se quieran denominar) y qué decir de determinados cargos públicos y políticos (que lo máximo y lo más cerca que han estado de un libro ha sido cuando se han comprado una enciclopedia para dar colorido a su estantería).

Sería muy incorrecto y desafortunado cada vez que hablara de un político sea de la ideología que fuera denominarlo en presa u otros medios  como ( corrupto, ladrón, delincuente, sinvergüenza, asesinos, estafadores, mentirosos, difamadores …). Está muy lejos de lo que yo concibo de un político valedor de la democracia, representante de los  ciudadanos, garante de las libertades y de la constitución, cuya misión entre otras  es velar por sus conciudadanos y mejorar a la sociedad en todas sus vertientes.

De igual forma sería inadecuado denominar a los periodistas ( como carroña, famosillos, colaboradores de televisión , chupatintas , aduladores del poder, sensacionalistas, mindundis , esclavos del sensacionalismo, sin personalidad y con tendencia política determinada). Para mi un periodista dista mucho de los términos utilizados y creo que corresponden con un profesional altamente cualificado y como dice wikipedia:  Su trabajo consistente en descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos. Para ello recurre a fuentes periodísticas fiables y verificables.

Qué decir de un contertulio de televisión, sabedor que sus opiniones en medios de comunicación de masiva difusión puede generar una repercusión, a veces con consecuencias irreparables.

Sin embargo, algunos de los que están todos los días en programas de máxima audiencia no siendo conscientes de su ignorancia  (o así lo quiero creer) hablan a la ligera, cuando lo más inteligente que podrían aportar a la sociedad sería quedarse en su casa y vociferar a la pared, para que al menos se desahoguen los pobres.

Hay jueces que han prevaricado (pero creo en la justicia), políticos ladrones (pero gran parte luchan por sus ideales hasta incluso jugarse la vida), policías maltratadores y  corruptos ( pero son un reducto, la mayoría se dejan la vida al servicio de la sociedad ), periodistas difamadores, sensacionalistas , buitres  (pero muchos son  honestos íntegros y profesionales )…

Seamos serios, pero no con lo que afecta a mi profesión sino con todo.

Estamos en una sociedad que deja mucho que desear y que la realidad se muestra como determinados grupos sociales , de poder o lobby quieren que lo veamos.

Lo peor no es lo que ellos quieren mostrar ( generalmente por intereses )sino  lo que la sociedad se quiera creer y  consiente  de forma reiterada por intereses muchas veces oscuros o como menos difusos.

Habría que analizarlo jurídicamente, pero denominar una profesión con calificativos despectivos y más cuando aporta a la sociedad un valor inconmensurable es como menos injusto y ruin ( venga de quien venga dichas calificaciones  sean del más alto nivel al más bajo ) uno por mala fe y otros por ignorancia o atrevimiento.

Los últimos días he escuchado en medios de comunicación  y cadenas de televisión nacionales  todo tipo de apreciaciones de la profesión de Detective Privado , cuya formación a nivel académico es universitaria  así como a nivel del Ministerio del Interior es  exigente al tener que  cumplir unos requisitos muy determinantes  y con funciones ( exclusivas y excluyentes), intervenida por la Administración y rigurosamente controlada ( cuestión que no pasa con casi ningún colectivo con tan alto nivel de exigencia como el nuestro).

Por desgracia no he visto una sola voz contundente del Periodismo, Judicatura, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y otros colectivos alzar la voz y decir “ BASTA “.

Los Detectives son profesionales altamente cualificados, los habrá que actúen negligentemente, que erren en sus actuaciones o que actúen al margen de la ley ( para eso están los órganos de justicia  ) pero  son casos  residuales e insignificantes comparado con los que son  valedores de un trabajo que está aportando a la sociedad día a día un trabajo riguroso , legal y necesario que se desarrolla por cientos de profesionales y  que dejan su piel al servicio de la justicia y de la verdad.

Me gustaría recoger todo lo que aportamos , pero no como hoy  por ser objeto de un linchamiento desmesurado, injusto, deshonesto y despreciable.

Al igual que un abogado , médico, barrendero, maestro, enfermero, bancario, funcionario, policía , vigilante ,político…( nadie somos más que nadie ), desarrollamos nuestro  día a día  con total normalidad y legalidad ( lejos de tramas y sensacionalismo) y  no debiera ser necesario  justificarse  más aún con la trayectoria que llevamos y que lo avalan  los cientos de  miles de expedientes en los Ministerios de Justicias y  casos resueltos satisfactoriamente al amparo de la ley.

No vamos a consentir y soy el primero que pondré todo el tesón que pueda,  que nadie , ni nada desmerezca nuestro trabajo y oficio.

Nuevamente reitero , por favor , actuemos y hablemos con rigor .

Señores periodistas, políticos, policías, abogados, contertulios , en general conciudadanos… seamos serios y no engañemos a la sociedad que hay que barrer en todos los estamentos mucho y precisamente el nuestro no es ni que contar tiene el colectivo con mayor problemática  .

Y como yo soy un simple mortal al menos reflexionemos sobre dos citas de dos grandes pensadores de la humanidad :

La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad.

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.