Cuando hablamos de Inteligencia Empresarial, por lo general nos viene a la mente, términos relacionados con el espionaje, entramados empresariales en busca de los conocimientos de la competencia, personas que se relacionan en un mundo al alcance de muy pocos, pero nada más lejos de la realidad.

La Inteligencia Empresarial es la actividad que realizan las organizaciones privadas para facilitar la toma de decisiones, pero en ningún caso se especifica que la pequeña y mediana empresa no deba utilizarla como herramienta diaria y como parte de su desarrollo empresarial.

¿Cuántas veces nos preguntamos si un cliente, nos pagará a la conclusión de un trabajo? ¿Si la persona que contratamos es quien dice ser?¿Si en nuestras ausencias, se cumple con lo establecido en la empresa? ¿Si esa fusión podría interesarnos o es un suicidio empresarial? ¿Si nuestro socio está siendo leal? ¿Estamos sufriendo competencia desleal?¿Tenemos el enemigo en casa?…Seguramente todos podemos hacernos muchas preguntas difíciles de contestar de manera fehaciente y  objetiva.

Por esta entre otras  razones sugiero que la adopción de decisiones siempre deben ejecutarse cuando previamente se han adoptado las medidas preventivas para evitar riesgos innecesarios que pudieran tener nefastas consecuencias en el ámbito empresarial (de igual forma lo podemos aplicar en el ámbito personal).

El CNI o Servicio Nacional de Inteligencia hace una clara diferenciación entre información e inteligencia.

La Información equivale a noticia de un hecho en su sentido más amplio y  debe entenderse, por tanto, como el elemento de partida para la elaboración de inteligencia, considerada ésta como el resultado de valorar, analizar, integrar e interpretar la información.

Sin embargo, la mayoría de las empresas parte de la información para la toma de decisiones (me han dicho, he escuchado, el informe comercial dice, el socio promete, hace tiempo que conozco…).

Desde Adler Investigacion no informamos, aportamos Inteligencia a la Empresa o particular (estando esta,al alcance de todos) no siendo  pues incompatible ser autónomo, pequeña, mediana o gran empresa para contar con profesionales cualificados expertos en el asesoramiento para la toma de decisiones.

Para terminar una cita de Marcel Proust “Allí donde la vida levanta muros, la inteligencia abre la salida”.